diferenciate de tu competencia

Aprende de diferenciarte de tu competencia

El mundo empresarial en el que nos movemos actualmente, en el que existe una competencia brutal es vital diferenciarse de la competencia más directa, ya sea con algún valor añadido en tu oferta o con procesos productivos más eficientes que los suyos. Los clientes tendrán a su disposición múltiples ofertas muy similares a la tuya y cualquier aspecto que te haga sobresalir de ellos puede suponer la diferencia a la hora de decantarse por uno u otro.

Partiendo de la base de que diferenciarse de la competencia es una tarea difícil y que a su vez es necesaria para distanciarte en la carrera por el liderazgo del mercado, muchas empresas optan por seguir una estrategia de precios bajos intentando aumentar así la demanda y fidelizar después a los clientes. Sin embargo, una estrategia de precios bajos puede no ser una buena estrategia a largo plazo, ya que muchos de los nuevos clientes que logres conseguir serán clientes que no tendrán ningún tipo de vinculación con la marca, si no que lo único que buscan es un precio bajo y no dudarán en cambiarte por otra que les ofrezca un precio similar o mas reducido que el tuyo. 

Puedes encontrar la diferenciación en pequeños detalles que juntos serán los que logren que tu oferta sea elegida por los usuarios. Por ejemplo ofrecer un gran servicio postventa, combinado con una gran atención al cliente o tener unos procesos productivos más económicos y eficientes que los de tus competidores que lograrán que puedas reducir tu precio sin reducir la calidad de tu oferta. Una de las cosas más importantes del proceso de diferenciación es el estudio previo a ello.

diferenciate de tu competencia

  • Análisis externo: Cuando empiezas en un mercado es muy importante tener en cuenta donde está tu competencia y quienes son los líderes del mercado. Una vez tengas claro esto, tienes que estudiar exhaustivamente las estrategias de marketing que siguen tus competidores, de esta manera tendrás la opción de intentar imitarles o seguir estrategias opuestas, eso ya depende de ti. Por ejemplo si ves que el lider de tu mercado sigue una estrategia de diferenciación por calidad con precios altos, puedes intentar ofrecer servicios similares a un precio más reducido, o añadir valores añadidos y aumentar el precio.
  • Análisis interno: Al igual que el análisis externo, realizar un análisis interno es de vital importancia para evaluar tus puntos fuertes y tus puntos débiles o menos fuertes. Con el tendrás consciencia de cuales son los procesos productivos en los que estáis desperdiciando recursos y podéis mejorar. Además podéis comprobar cuales de vuestros productos son menos responsables con el medio ambiente y sustituirlos por otros mejores, lo cual además aportará una gran imagen a tu empresa y te ayudará a diferenciarte de tu competencia. Algunos como el fax virtual te ayuda a ahorrar enormemente en suministros como el papel, en espacio y en tranquilidad (ya que te olvidarás de los molestos pitidos de las máquinas de fax)

Una vez tengáis vuestras propias conclusiones podréis optar por seguir una estrategia u otra, lo importante es que nunca ceséis en la tarea y seáis constantes.

Deja un comentario