Caso del fax por internet: porque ser sostenibles también es rentable

Es posible que la  situación de crisis descabalgada en la que vivimos pueda hacernos olvidar determinadas verdades a las que no nos gusta enfrentarnos. Aunque para algunos es un asunto del que desconfiar, la continua cascada de eventos, datos y estudios empíricos demuestran que el cambio climático es una hecho. Sin ánimo de ser alarmistas, esta situación nos ofrece la oportunidad de cambiar; la producción sostenible no sólo abarca el compromiso con nuestro entorno y sus recursos sino que, en términos monetarios, reduce los costes de una empresa. En un sentido estratégico, es una situación win-win.

Partiendo de estas certezas, no todas las empresas parecen saber cómo sacar partido de la era digital. Actualmente, hay muchas empresas que aún imprimen documentos que podrían ahorrarse manteniéndolos exclusivamente en formato digital. Pensemos en las grandes empresas y el gasto que generan sólo en electricidad, papel y tinta.

Pongamos un ejemplo. Aunque pueda parecer un producto obsoleto, el fax sigue utilizándose con frecuencia en el ámbito empresarial. De hecho, para algunos extractos laborales como el jurídico es casi un instrumento irrenunciable por las garantías que aporta. Por eso, no es de extrañar que a día de hoy haya activos más de 2 millones de faxes sólo en España. Imaginemos la cantidad de papel y tinta que consumen. Ante la inconsistencia de esta situación, recientemente el fax por internet ha prosperado , mediante el que se presta el mismo servicio de fax pero digitalizando la documentación en archivos PDF.

Imaginando que cada fax envíe unos 50 faxes al año –aunque es evidente que es una conjetura muy conservadora- al año en España se enviarían 100 millones de faxes. No es necesario hacer números para observar el derroche de papel y tinta que eso supone, con la consiguiente dilapidación de recursos naturales y, por qué no decirlo, económicos. Frente esta evidencia, emerge una solución virtual de fax por internet de igual eficacia e íntegramente sostenible, que permite a la empresa ahorrar dinero asumiendo de paso un compromiso con el medio ambiente. Ser sostenibles es fácil.

 

Deja un comentario